UNIVERSIDAD CENTRAL DEL ECUADOR

FACULTA DE COMUNICACIÓN SOCIAL

 

Nombre: Jonathan Sotalin

Curso: séptimo “A”

EL ENSAYO

¿Por qué tanto mar en sus poemas?

Ana María Iza

Han pasado 430 años desde que Montaigne Essais, publicó su ensayo seigneur de Montaigne, con 94 capítulos que trataban sobre los distintos  puntos de vista que tiene el autor de  la naturaleza humana, los libros y la amistad. Y es a partir del siglo XIX que el ensayismo cobra fuerza  analizando diversas temáticas y distintas formas de escribir.  

Muchas definiciones se han dado sobre   ¿El ensayo? Pero el concepto mas apegado a lo que verdaderamente significa este trabajo académico “escrito en el que el autor presenta o busca, a ser posible con originalidad, reflexionar, a partir de una idea básica, acerca de un tema, de un debate científico o de un proyecto experimental especifico”[1] utilizado en ámbitos políticos, académicos, literarios religiosos, científicos, fantasiosos, periodístico y de discurso con una extensión mínima de cuatro párrafos, de 400 o mil palabras (2 a 3 paginas).

En el “Ecuador es a partir de 1948  con marcadas transformaciones políticas y sociales, culturales y económicas”[2]  además influenciadas fuertemente  por la revolución cubana de 1959 en el campo ideológico del país,  aparecen grandes personajes como Espejo, Solano, Montalvo, Mera, Peralta, Crespo Toral, Manuel J. Calle, Gonzalo Zaldumbide, Benjamín Carrión, Leopoldo Benites Vinueza.

El ensayo académico debe poseer características propias para ser un buen ensayo, un párrafo introductorio o de estilo “cuyo objetivo es  enganchar al lector o lectora en nuestro texto, que sea lo suficientemente atractivo y claro para nuestros lectores”[3]. El cuerpo del ensayo que contara con toda la información necesaria “es el corazón del ensayo”[4] pues su función es explicar la temática abordada al inicio.  Y una conclusión que “finaliza la discusión, llevando el desarrollo a un final lógico”[5].

 Puede haber muchas definiciones pero el ensayo es un género mixto en el que se desarrolla el análisis de datos, hechos e informaciones objetivas, de un modo personal subjetivo. El ensayista expone y argumenta de un modo personal. Además por cuanto no se dirige a lectores especializados, utilizara un lenguaje animado y concluye cerrando todas las preguntas realizadas.


[1] VALLEJO, Raúl. Manual de escritura académica. Corporación editora nacional. Quito, 2006. Pág. 26

[2] SACOTO, Antonio. El ensayo ecuatoriano. Impreso talleres gráficos de la UDA. Cuenca, 1992. Pág. 213

[3] VALLEJO, Raúl. Manual de escritura académica. Corporación editora nacional. Quito, 2006. Pág. 110

[4] Ídem. Pág. 115

[5] Ídem. Pág. 116