EL ENSAYO

El ensayo surge con la idea  de expresar algo, por tanto  es necesario utilizar un pensar guiado por la razón crítica con el fin de contestar de manera inmediata, cualquier tipo pregunta a la hora de surgir una interrogante sobre lo escrito, sin dejar un lado la creatividad.  en este contexto el ensayo, es un trabajo netamente intelectual apoyado en una buena bibliografía para demostrar y  comprobar lo planteado.

El término ensayo deriva de la obra de Montaigne Essais de Messire Michel, seigneur de Montaigne, publicada en 1580, que con el tiempo fue considerado un género y empezó a propagarse por Europa sin tener mucho éxito. En España, su principal representante fue el fray Benito Jerónimo Feijoo (1676-1764). Luego resurge en el siglo XIX, el auge de este género es la Generación del 98 con Unamuno quien plasma sus dudas y paradojas.

Para entender lo que realmente significa el ensayo es necesario según Vargas Celemín remitirse etimológicamente, “proviene del latin exagium que significa “pensar en la alabanza”, es decir que es un género reflexivo”. Es evidente que lo que se plantea con esto es que el autor de un ensayo escribe de acuerdo a la concepción que tiene de un tema determinado, desde su posición personal.

Por su parte Julián Marías manifiesta que el ensayo “es un escrito en que se trata de un tema, por lo general brevemente, sin pretensión de agotarlo ni de aducir en su integridad las fuentes y justificaciones. Tiene una aplicación insustituible como instrumento intelectual de urgencia para anticipar verdades cuya formulación rigurosamente científica no es posible de momento, por razones personales o históricas; con fines de orientación e incitación, para señalar un tema importante que podrá ser explorado en detalle por otros; y para estudiar cuestiones marginales y limitadas, fuera del torso general de una disciplina”[1].

Mientras que Palacios menciona que “el ensayo es justamente “ensayo”, porque no se presenta en la sistematicidad de un tratado o análisis, ni con la neutralidad de un informe científico o una obra de divulgación, ni con la autoridad de una teoría o una ley”[2]. Para este autor para escribir un ensayo no es necesario responder a reglas determinadas aunque se debe tener en cuenta que todo lo expuesto posee argumentos.

Para Yolanda Gamboa el ensayo significa “poner por escrito un pensamiento, una opinión, etc., aunque no todo tipo de escrito (o también llamado redacción) es el apropiado dentro del mundo académico. El ensayo es un tipo de prosa que analiza, interpreta o evalúa un tema. Se considera un género literario, al igual que la poesía, la ficción y el drama. Se escribe para un lector que, aunque inteligente, no necesariamente conoce a fondo la materia”[3].

Actualmente el ensayo es un género que sirve para juzgar el accionar de grupos o personas pertenecientes muchas veces a la palestra pública de una época determinada. Es necesario mencionar que existen varios tipos de ensayos entre ellos los principales son: ensayo literario, político y académico.

El ensayo literario según Manuel Zabala “es el género más cercano a la lírica, en el cual los estados afectivos emocionales juegan un papel determinante. El ensayo supone una visión particular del yo ante el mundo que lo rodea; está escrito en prosa y expone sin rigor sistemático pero con profundidad y desde una perspectiva personal un tema determinado”.[4]

Mientras que el ensayo académico según Raúl Vallejo “desarrolla un asunto con tres ideas de apoyo planteado a través de una oración principal, consta de tres partes principales: a) Introducción, donde se presenta el asunto a lectoras y lectores. El asunto, es planteado a través de la formulación de una idea principal; b) Los párrafos de desarrollo, exponen, explican, discuten o prueban los hechos, las explicaciones y detalles del asunto; c) La conclusión, tiene por objetivo cerrar estilísticamente el asunto desarrollado en el ensayo”[5].

Además el ensayo académico para Raúl Vallejo puede ser: a base de ejemplo, de comparación y contraste, y de persuasión.

El ensayo a base de ejemplos “desarrolla un asunto y sostiene un punto de vista utilizando un apropiado número de muestras claramente identificables. Este tipo de ensayo es útil para la descripción de procesos o de instrucciones acerca del funcionamiento de un objeto; ayuda a desarrollar definiciones sobres asuntos de toda indole; y, también permite explicar las causas y los efectos de algún fenómeno social, científico o estético. En síntesis, constituye la base estructural del ensayo académico”[6]. Muchas personas optan por escribir este tipo de ensayo a fin de no cometer errores.

El ensayo de comparación y contraste “analiza y desarrolla un asunto en el que el autor o autora tiene que comparar y/o contrastar dos o más hechos, dos o más objetos, dos o más posiciones frente a un problema, etc. Este ensayo además de señalar similitudes y diferencias de dos o más elementos, debe plantear la posición de quien escribe sobre aquello que está comparando o diferenciando. Además es útil para la descripción de los pro y los contra de cualquier asunto”[7]. Al elaborar este tipo de ensayo el autor o la autora posee un conocimiento básico sobre el asunto que va a tratar con el objetivo de mostrar “de que lado esta” y el porque decidió asumir una postura.

El ensayo de persuasión “desarrolla un asunto por lo general polémico y tiene por objetivo persuadir o convencer a  lectoras y lectores del punto de vista del autor o la autora acerca del asunto planteado, utilizando sobre todo persuasión filosófica razonable; es útil para desarrollar un profundo debate de ideas sobre asuntos polémicos que respondan a interrogantes que implican diversos puntos de vista”[8]. Este tipo de ensayo tiene por función convencer a la audiencia con el fin de tener apoyo en cierto sentido incondicional.

Evidentemente el ensayo posee varios elementos que uno a simple vista no conoce o mejor dicho creía conocerlos. Existen varias posiciones respecto a como se escribe un ensayo, aunque lo más importante es tener claro que para hacerlo hay que tener conocimientos y argumentos teóricos básicos a fin de defender el pensamiento propio de cada autor o autora.


[1] Bleiberg, German y Marías Julian, Diccionario de Literatura Española. Madrid, Revista de occidente, 1972.

[2] Palacios, m, Misiones y fulgores del ensayo en Venezuela. En: e l ensayo literario de Venezuela. Tomo II, Ed, De la casa de Bello, 1988.

[3] Gamboa, Yolanda. El ensayo. Estrategias de comunicación y escritura. Only Study Guide for SPN-211-R. Ed. Pretoria, South Africa: UNISA P., 1997. 82-88.

[4] Zabala, Manuel. Literatura Ecuatoriana. Libro del maestro, Seminario, 1982-1983.

[5] Vallejo, Raúl. Manual de escritura académica. Quito, Ed. Corporación Editora Nacional, febrero 2006.

[6] Vallejo, Raúl. Manual de escritura académica. Quito, Ed. Corporación Editora Nacional, febrero 2006.

[7] Idem

[8] Idem