EL FUTURO

“El tiempo es la imagen de la Eternidad, el tiempo es tanto una idea abstracta, como una realidad de la vida.” Platón

“Alrededor del tiempo surgen los conflictos que tejen la existencia, el conflicto entre el presente y el futuro, origen y fundamento del conflicto entre el orden y la transgresión, la seguridad y el sentido; el conflicto entre un futuro que promete y un pasado que obliga, entre la plenitud del instante y la ubicuidad de lo sido ¿Cómo pudiera ser de otra manera? Si a medida que somos no somos, si somos responsables de lo que ya no somos y es menester contar con lo que todavía no somos. El tiempo es el enigma de la existencia, pero también la clave, la sustancia, el reto.” Carlos Guevara Meza[1].

La existencia del ser humano es llevado a un manejo del tiempo, en el cual se establece su pasado, presente y su futuro en base a los dos anteriores que permitirá lograr nuevas metas de lo que el hombre es y otra de lo que será o promete ser. 

 “Una vez establecidos los marcos temporales del pasado, el presente y el próximo futuro, muchas culturas han desarrollado formas diversas de pensamiento escatológico, es decir, futurista a largo plazo.  De manera similar, el marco cultural que llamamos ciencia dispone de formulaciones teóricas sobre las tendencias y cambios a que se ve abocado el Universo, la Tierra y la propia Humanidad”[2]

  “El reconocimiento de la historicidad de la realidad social no equivale a la reducción historizante a la situación dada” (Kosik. Pág. 157)

Para la Karel Kosik “La historia es la variación exterior que se desarrolla sobre una sustancia inmutable, este absoluto que se da antes y por encima de la historia, es también anterior al hombre, ya que existen independientemente de la praxis y del ser del hombre”. (pág. 161)

La historia, en su esencia no  puede cambiar de forma radical, el desarrollo de la humanidad, ya que es un factor esencial del mundo exterior y este se antepone a la existencia de hombre y por lo tanto su origen es totalmente absoluto.

“Una de las tesis fundamentales del historicismo es que el hombre no puede ir en contra de la historia y alcanzar algo metahistórico que pueda garantizar la verdad del conocimiento y de la moral, derivan de un supuesto común: el de la historia con variabilidad, como individualidad e irrepetibilidad única. En el historicismo la historia se diluye en la fugacidad y en la transitoriedad de las situaciones, que no se hallan vinculadas por su propia continuidad histórica, sino que pone orden en el caos de lo singular”. (Kosik. Pág. 161)

El historicismo impide al hombre ponerse en desacuerdo con la historia o plantearse alcanzar una innovación social, que permita llegar a un conocimiento rompiendo parámetros dogmático establecidos como una realidad única, es así que la historia dentro del historicismo únicamente establece un resolución en su propia secuencia histórica que es momentánea y transitoria sin ningún tipo de conocimiento.

Las leyes sociales abren el camino al desarrollo histórico, así como las leyes físicas, astronómicas, y biológica determinan el movimiento y desarrollo de la naturaleza. Las clases sociales avanzadas, cuyos afanes vitales coinciden con la marcha del desarrollo histórico son impotentes contras las leyes de la historia que provocan su fracaso y hundimiento. (Bijouski. Pág. 92,93)

Dentro del desarrollo histórico las sociedades avanzadas, buscan romper las leyes normativas de la historia que únicamente provocan su estancamiento y fracasos, imponiendo una realidad única del mundo sea pasado o presente.

Bijouski manifiesta que “No hay acontecimiento histórico, en ninguna de las esferas de la vida social, que se opere sin la intervención de los hombres de los hombres vivos, activos, dotados de conciencia, de pensamiento, de sentimientos y de voluntad”. (pág. 94)

El pensamiento y la conciencia del hombre son importantes en el desarrollo de algún acontecimiento histórico, aun cuando este proceso lo anteceda, puesto que un acontecimiento es un hecho que en un tiempo delimitado tuvo su trascendencia como por ejemplo las revoluciones sociales.

Para comprender el desarrollo del hombre hay que recordar la imagen de la historia como una ola colosal e incontenible. Unos intentaron mantenerse en pie: fueron los filósofos. Otros procuraron colocarse sobre ella: fueron los poderosos. Otros se pusieron al frente: los cristianos. Precediéndolos, hubo quienes creyeron estar en su centro, guiados por una mano providente: los futuristas. Fueron los que menospreciaron el “es” y el “ha sido” para ocuparse solamente de lo que “será”. (Mora, Pág. 79)

El futurismo dentro del desarrollo del hombre es un factor que implanto un nuevo sistema de los ya establecidos como el de los filósofos, poderosos y cristianos ya que este busca  lo que será más no el presente como el “es” y el pasado como el “ha sido”, pretendiendo así considerar nuevos cuestionamientos en la comprensión de la realidad.

José Ferrater Mora en su texto “El hombre en la encrucijada” manifiesta que el puro futurismo no podía ser, pues, tampoco una “solución”, ni siquiera para quienes parecerían haber llamado en su atmósfera al sentido de su existencia (pág. 93)

El hombre no vive en dos esferas distintas; no habita con una parte de su ser en la historia y con la otra en la naturaleza. Como hombre está siempre y a la vez, en la naturaleza y en la historia. Como ser histórico, y por tanto como ser social, humaniza la naturaleza pero también la conoce y reconoce como totalidad absoluta causa sui que se basta a sí misma, como condición y supuesto de la humanización. (Kosik. Pág. 267)

La naturaleza y la historia son componentes esenciales de hombre ya que estos no pueden desprenderse  uno del otro ya es un ser social y de esta manera humaniza su entorno, pero es necesario también que llegue a la totalidad absoluta de su realidad.

Como conclusión el tiempo es determinante en el desarrollo del ser humano, ya que este adopta paradigmas acorde a su tiempo es decir va de generación en generación, adaptando el tiempo pasado a su presente y lo que será del futuro, lo cual impide que la historia sea siempre un esquema lineal en el proceso del conocimiento y que se llegue a una realidad concreta. 

BIBLIOGRAFÍA:

BIJOUSKI. “Ciencia, Sociedad y Futuro”

KOSIK, Karel. “Dialéctica de lo concreto”, Editorial Grijalbo; México DF, 1976.

MORA, José. “El hombre en la encrucijada”, Editorial Sudamericana; Buenos Aires, Segunda Edición”.

http://www.cervantesvirtual.com/historia/TH/futuro.shtml,

http://www.educared.org.ar/enfoco/recursos/archivo/2007/05/25/el_tiempo_y_la_humanidad.asp.


[1] http://www.educared.org.ar/enfoco/recursos/archivo/2007/05/25/el_tiempo_y_la_humanidad.asp

[2] http://www.cervantesvirtual.com/historia/TH/futuro.shtml,