El ser humano siempre ha intentado dejar un legado en el tiempo, ejemplo de esto son los escritos que hombres y mujeres han realizado. Algunos no han logrado trascender, otros son conservados hasta la actualidad como patrimonio de nuestra historia.

La verdad es que el deseo de que nuestra existencia, o una de nuestras ideas perdure mucho más allá de nuestra vida, es una de las grandes ambiciones del ser humano, que muy pocos logran alcanzar. Justamente por este deseo de plasmar nuestro pensamiento, aparecen diversas formas o modos de hacerlo entre estas, el ensayo, que es una herramienta en donde se construye un discurso sobre determinado tema o postura. Sin embargo, para producir un ensayo se requiere comprender el origen del mismo, cuál es su estructura, qué características tiene, entre otros.

“La palabra ensayo proviene del latín, exagium, lo que quiere decir, pesar algo.”[1] De acuerdo a ciertos autores, éste “tiene su origen en Grecia, donde se consideraba como una proposición original que dispone elementos de creación, generación e innovación.[2]. En él, de acuerdo a Juan Klamor “se exponen, analizan y comentan de manera clara ideas alrededor de un tema.”[3] El ensayo no se basa en una hipótesis, pues ésta se aplica principalmente en las tesis y las monografías; sino que “busca respaldar una postura determinada por la vía argumental.”[4]

La extensión de un ensayo varía según las necesidades de cada autor. “Muchos ensayos son extensos, algunos llegan al millar de páginas, como el Ensayo político sobre el reino de la Nueva España de Alejandro Von Humboldt, mientras que el de Bacon sobre la belleza es de apenas seis párrafos; algunos enunciados y aforismos de Sábato alcanzan sólo dos líneas.”[5] Cada trabajo tiene la cantidad de párrafos o de líneas que el ensayista decida, porque como dice Díaz Paja, “Todo ensayo es una auto-epopeya, porque todo ensayo es el producto de un choque entre el yo mimético y lo que le rodea. El ensayista es él y su piedra de toque.[6] En donde, además, “el verdadero ensayista debe poseer un perfecto dominio de la materia y buena dosis de cultura general para desarrollar un tema artísticamente […] El ensayo es también una especie de divulgación y un juego brillante por el mundo de las ideas.”[7] Y justamente, de acuerdo al tema que trata, Sacoto menciona en su libro sobre El Ensayo Ecuatoriano, como Núñez clasifica a los ensayos en cuatro tipos: “ensayo ideológico, histórico, literario y sociológico”[8].

Pero a esta clasificación hay que sumarle uno más, el ensayo académico, como señala Wilmer Casasola, “es la forma más común de escritura a nivel académico a la hora de dar a conocer alguna idea nuestra o algún tema en general.”[9] Al igual que todo ensayo, se debe manejar un tema y tener la capacidad para desarrollarlo tanto teórica como prácticamente; y también debe constar de la siguiente estructura: “introducción, cuerpo o desarrollo del tema, y las conclusiones.”[10]

En la Introducción, según Gonzalo Guajardo González y Francisco Serrano, se realiza “una presentación del tema, justificación de su importancia, consideraciones por las cuales el ensayista aborda el tema, etc. “[11] Es decir, se hace un preámbulo sobre el tema que se va a bordar, haciendo hincapié en las ideas que se van desarrollar en los siguientes párrafos, o como dice Gabriel Vargas Acuña, “en el discurso clásico esta es una breve mención de la tesis general que se pretende impulsar. Ese recurso suele presentarse en los primeros párrafos del ensayo.”[12] Después de que ya se planteó la justificación del ensayo, se procede a desarrollar el tema y todas sus consideraciones.

El cuerpo del ensayo está conformado por conceptos, teorías y categorías que pueden contrastarse o ser semejantes.  La cuestión es que en esta parte se desarrollan las interrogantes, ideas o premisas mencionadas en la introducción. Sin embargo, este proceso “varía según la estrategia de argumentación elegida para realizar el ensayo (especialmente el académico). Estas estrategias pueden ser: el análisis, la comparación y el contraste, la definición, la clasificación y, la causa y el efecto.”[13] Pero sea, cual sea la estrategia de argumentación siempre se debe incluir en el desarrollo “las características del tema, el tratamiento que le dan diversos autores, datos que permiten entenderlo, problemas que presenta, desenvolvimiento histórico, conceptos que contribuyen a plantearlo más claramente o de maneras alternativas […] También es el lugar para desarrollar los argumentos secundarios (aquellos que apoyan a las razones controversiales o no obvias de nuestro argumento principal).”[14]

Cuando los conceptos y argumentos expuestos hayan llegado a un punto satisfactorio en el cuerpo del ensayo para el autor, se puede comenzar a plantear las conclusiones “que tienen una función de síntesis. De esta manera, en ella podemos proporcionar un resumen de nuestro argumento principal. Es decir, la conclusión permite elaborar una síntesis de cuanto hemos dicho y sostenido, pero como unidad de sentido más que como resumen de cuanto se ha dicho.”[15] Es decir, la parte final del ensayo debe demostrar la línea central, la premisa principal sobre la cual gira este trabajo escrito. Porque “el ensayo oscila entre cierto vigor de desarrollo, que lo acerca a la didáctica, y la extrema libertad ideológica y formal que le comunica tono poético”[16], afirma Vitier.

En fin, “un ensayo es un género moderno, […] un producto en el que se refleja el sentido práctico contemporáneo. En consecuencia, su lenguaje debe ser directo pero sin perder elegancia; su forma demanda sencillez aunque con cuidado de la rigurosidad; su contenido exige información precisa, pero rechaza el detallismo superficial.”[17] Es esa conjugación entre lo teórico y las ideas del autor, que encuentran su base en los conceptos, las categorías y las teorías (valga la redundancia).  Y que, en el caso del ensayo académico especialmente, mantiene una estructura determinada que permite un mejor desarrollo. El ensayo es esa herramienta para literatos, políticos, estudiantes, entre otros, que da apertura al planteamiento de nuestras ideas, que pueden ser justificadas con argumentos sólidos; y que tal vez permanezcan para la posteridad.


[1] MIS RESPUESTAS.COM. ¿Qué es un ensayo? Obtenido en línea el 4 de marzo de 2010. Disponible en: http://www.misrespuestas.com/que-es-un-ensayo.html.

[2] López, Julio. Nociones Básicas de Ensayo. Obtenido en línea el 4 de marzo de 2010. Disponible en: http://www.monografias.com/trabajos14/nociones-basicas/nociones-basicas.shtml

[3] Klamor, Juan. ¿Qué es el ensayo? Diario Digital, elMasacre.com. Obtenido en línea el 4 de marzo de 2010. Disponible en: http://www.elmasacre.com/?modulo=articulos&seccion=10&articulo=253

[4] Ramírez, Luis (noviembre de 2005). ¿Cómo escribir un ensayo? Documentos Apoyo Docente. Universidad de Chile. Obtenido en línea el 4 de marzo de 2010. Disponible en: http://www.scribd.com.

[5] Sacoto, Antonio (1992). El Ensayo Ecuatoriano, Serie Textos Universitarios. Universidad del Azuay, Cuenca-Ecuador: Impreso en Talleres Gráficos UDA. Pág. 2

[6] Ibíd. Pág.2

[7] Klamor, Juan. ¿Qué es el ensayo? Diario Digital, elMasacre.com. Obtenido en línea el 4 de marzo de 2010. Disponible en: http://www.elmasacre.com/?modulo=articulos&seccion=10&articulo=253

[8] Sacoto, Antonio (1992). El Ensayo Ecuatoriano, Serie Textos Universitarios. Universidad del Azuay, Cuenca-Ecuador: Impreso en Talleres Gráficos UDA. Pág. 4

[9] Casasola, Wilmer. Guía básica para elaborar un ensayo académico. Instituto Tecnológico de Costa Rica. Obtenido en línea el 4 de marzo de 2010. Disponible en: http://www.scribd.com.

[10] Pauta para Redactar un Ensayo (Pág.3).Obtenido en línea el 4 de marzo de 2010. Disponible en: http://www.scribd.com.

[11] Guajardo, G. & Serrano, F. (Marzo del 2001). Guía Técnica Para Elaborar Un Ensayo, Facultad de Filosofía. Universidad Autónoma de Querétaro. Obtenido en línea el 4 de marzo de 2010. Disponible en: http://www.scribd.com.

[12] Vargas, G. (1966) Un concepto de ensayo. Redacción de Documentos Científicos, Informes, Técnicos, Artículos Científicos, Ensayos. Escuela de Ciencias del Lenguaje. Obtenido en línea el 4 de marzo de 2010. Disponible en: http://www.cientec.or.cr/concurso2/concepto.html

[13] Pauta para Redactar un Ensayo (Pág.4-5).Obtenido en línea el 4 de marzo de 2010. Disponible en: http://www.scribd.com.

[14] Guajardo, G. & Serrano, F. (Marzo del 2001). Guía Técnica Para Elaborar Un Ensayo, Facultad de Filosofía. Universidad Autónoma de Querétaro. Obtenido en línea el 4 de marzo de 2010. Disponible en: http://www.scribd.com.

[15] Casasola, Wilmer. Guía básica para elaborar un ensayo académico. Instituto Tecnológico de Costa Rica. Obtenido en línea el 4 de marzo de 2010. Disponible en: http://www.scribd.com.

[16] Sacoto, Antonio (1992). El Ensayo Ecuatoriano, Serie Textos Universitarios. Universidad del Azuay, Cuenca-Ecuador: Impreso en Talleres Gráficos UDA. Pág. 2

[17] Vargas, G. (1966) Un concepto de ensayo. Redacción de Documentos Científicos, Informes, Técnicos, Artículos Científicos, Ensayos. Escuela de Ciencias del Lenguaje. Obtenido en línea el 4 de marzo de 2010. Disponible en: http://www.cientec.or.cr/concurso2/concepto.html