Los seres humanos establecen límites en relación al entorno en el que se desarrollan. En el momento que se presentan problemas y cuando hay que resolverlos se propone la solución dentro de los parámetros establecidos y no se sobrepasa aquellos límites. Estos límites se encuentran posicionados en la menta de las personas  y son determinados por la sociedad.

Los límites a los que se hace referencia se llaman paradigmas. Estos paradigmas son la selección de los datos que llegan al científico y además se filtran experiencias.

Por lo general los seres humanos vemos y concebimos al mundo en relación a nuestros paradigmas y no tomamos en cuenta o ignoramos los paradigmas que tienen o proponen otras personas. Un ejemplo de esto es lo que ocurrió con el modo de fabricar los relojes en Suiza, pues determinado grupo se opuso a que se modificara el modo es que se los estaba fabricando.

Un aspecto importante por mencionar es el efecto paradigma. Este efecto muestra que las personas pueden ignorar lo que otros ven por una sencilla razón: tienen otros paradigmas en su mente.

Así mismo los viejos paradigmas no permiten anticipar el futuro y no permite ver lo que está ocurriendo con la realidad. Cuando nuestros límites de conocimiento son excedidos ignoramos lo que pasa a nuestro alrededor.

Otro elemento que hay que destacar es la regla del retorno al cero, es decir cuando hay un cambio de paradigma y cambia radicalmente la manera de ver pensar la realidad. Esto fue lo que paso cuando el paradigma de que la tierra era plana fue desmentido y se comprobó que era redonda. También la parálisis paradigmática es cuando un individuo toma las advertencias como amenazas y no actúa de manera correcta.

Por último se puede decir que los paradigmas son comunes y útiles ya que permiten dar soluciones a problemas. Además los paradigmas son creados por pioneros que se desarrollan en las periferias y estos pioneros se caracterizan por su valentía y confianza en su juicio.