“Sólo conservando el pasado aprovechable por medio de la memoria y conquistando el futuro por adelantado por medio de la anticipación, es que el hombre permanece libre.” Paul Fríase (The psychology of time. Londres, 1964, p. 172).

La humanidad, producto del capitalismo y las urgencias que éste impone, se ha olvidado de generar utopías, y vive a pasos acelerados pensando solamente en el presente. Se ha olvidado de soñar un futuro y la importancia que esto tiene para el desarrollo de una civilización.

Los seres humanos han divido el tiempo para ubicarlo de mejor manera, por esta razón se tiene al pasado, al presente y al futuro. El pasado es el tiempo anterior al presente, es el conjunto de hechos relativos a una persona o colectividad en tiempo anterior al presente. Como presente se entiende al conjunto de hechos que están delante o en presencia de una uno, o concurren con él en el mismo sitio. Y finalmente, el futuro es algo que está por venir o suceder. Arnoldo Moreno Pérez dice que el futuro  no es algo que está predestinado de antemano, sino que es algo que se escribe a cada momento con nuestras acciones.

Al hablar de futuro, también se habla de pronóstico y de prospectiva. Pronosticar significa realizar un proceso de estimación en situaciones desconocidas. Debido al elemento desconocido, el riesgo y la incertidumbre son temas centrales en el pronóstico y la predicción. El pronóstico estadístico es el proceso de estimación en situaciones desconocidas usando métodos probabilísticos. Puede referirse a la estimación de series de tiempo, secciones cruzadas o datos longitudinales.

La prospectiva se entiende como la identificación de un futuro probable y de un futuro deseable, diferente de la fatalidad y que depende únicamente del conocimiento que tenemos sobre las acciones que los seres humanos quieran emprender.

Moreno Pérez dice que existen dos maneras de tratar de entender al futuro. Estas son como realidad única y como realidad múltiple.

Los que lo entienden como una realidad única son los brujos, los adivinos y los charlatanes. Ellos consideran que existe un destino que decide y marca los hechos de la vida. Lo consideran como algo inviolable, ciego, e inmodificable. Consideran que el hombre es incapaz de formarse su propio destino, ya que para ellos todo está hecho.

Los que consideran al futuro como una realidad múltiple, aceptan que un hecho del presente puede evolucionar de diversas maneras y llegar a presentarse de diferentes formas. A esto se lo conoce como futuro posible. Dentro de éste, los que tienen mayor posibilidad de presentarse, se los denomina futuros probables, los cuales pueden acontecer con más certeza, no por culpa del destino sino dependiendo de la manera en que el hombre participa en la construcción o diseño del futuro.

Moreno Pérez escribe que el futuro siempre ha capturado la atención, el interés y la curiosidad humanos. Desde la antigüedad hasta nuestros días, la percepción humana sobre el porvenir ha transitado por diferentes formas de comprenderlo y enfrentarlo. Para muchas sociedades ha significado miedo y resignación, para otras, la oportunidad de construir caminos diferentes hacia visiones compartidas del porvenir.”

Para estudiar el futuro existe la Futorología, que es la ciencia, arte y práctica de postular acontecimientos posibles, probables y preferibles, Los estudios del futuro buscan comprender lo que cambiará o seguirá siendo igual. Para esto utiliza premisas del pasado y del presente para determinar la probabilidad de eventos.

Bibliografía:

MORENO PEREZ, Arnoldo. Pensar el futuro y construirlo. 2008

WIKIPEDIA, Enciclopedia virtual. es.wikipedia.org