Los paradigmas son entendidos como modelos o patrones, reglas o reglamentos, que utilizan los seres humanos para desenvolverse en la sociedad; además influyen en la forma de ver y entender el mundo. Éstos tienen las funciones de establecer límites, y explicar cómo resolver los problemas dentro de los límites. Son comunes, se los encuentra en todos lados. Además son útiles, ya que demuestran o ayudan a diferenciar lo que es útil o no.

Los paradigmas se pueden convertir en ‘el paradigma’, y esto puede ser un arma de doble filo, ya que se encuentra fijado en la mente de los seres humanos, y al llegar a constituirse como único no deja ver a los demás paradigmas. Además los seres humanos consideran que es el preciso para resolver los problemas.

Hay que tener muy en claro que no son únicos y pueden ser reemplazados por otros. Cuando un nuevo paradigma aparece reemplaza al anterior para contribuir a un avance. Es decir, se genera una dialéctica dentro del mundo paradigmático.

Las nuevas ideas son capaces de generar grandes cambios. Rompen con el status quo. En ocasiones son rechazadas y discutidas por las personas que se niegan a las transformaciones lo que genera una parálisis paradigmática, que es precisamente el no cambio de un paradigma por otro.

Cuando es remplazado por otro, ocurre la denominada Regla del retorno al cero. Aquí se produce un proceso de cambio, todo retorna a su inicio. Los éxitos logrados con los paradigmas anteriores no garantizan que vayan a seguir siendo iguales.

En el siglo XVI se creía que la tierra era el centro del universo, pero la tesis de Galileo Galilei defendía la teoría desarrollada por Copérnico, que decía que el sol era el centro del universo y que la tierra y los demás planetas giraban a su alrededor. En esa época se rechazó la afirmación de Galilei, pero en épocas futuras se llegó a comprobarla y aceptarla. Este es uno de los ejemplos de reemplazo de un paradigma por otro.

Las personas adeptas a los viejos paradigmas que adoptan uno nuevo deben tener la fe que se producirá un cambio positivo. Deben tener confianza y estar convencidos de que el nuevo es mejor que el anterior. La incorporación de uno nuevo permitirá cambiar las reglas y reglamentos, además se puede ver al mundo de nueva manera. Es importante añadir también que los nuevos paradigmas generalmente no son creados por personas propias de un entorno social, sino que son los foráneos los que han innovado el mundo paradigmático. Esto porque para ellos es fácil incorporar nuevos modelos dentro de un entorno al que recién se incorporan.